Noodles chinos sous-vide

Parece una receta de falsarius, y es que se podía haber llamado Esencia galega a baja temperatura infusionada con extractos asiáticos, pero no hay que pasarse, esta es la típica sopa del día, osea aquella que haces con lo que encuentras en la nevera y despensa y que mezclas en la olla con cariño.

La cuestión es que quería zamparme ya la carne sous-vide que conté en otro post anterior y además tenía ganas de pasta.

Ingredientes

  • Chalota
  • Fondo de champiñones y de ave
  • Cebollino chino
  • Cilantro
  • Carne de ternera
  • Pasta

Preparación

Saqué la bolsa de vacío con la ternera de la nevera y la dejé en un cazo con agua caliente (ojo siempre menos que la temperatura de cocción, que en este caso eran 55º). Abrí la bolsa y guardé los jugos que tenía. La verdad entre el aspecto pálido de la carne y la forma que ha tomado no parece carne de chuletón sino más bien un corazón acolesterolado:

Con la sartén a temperatura infierno lo marcamos por todos los sitios. Yo lo rematé con el soplete por algún recobeco por aquello de quedarse tranquilo.

Corté la ternera lo más fina que pude y reservé para el final.

Como tenía un montón de chalotas desde estas navidades sofreí 5 de ellas cortadas en juliana con un poco de aceite de oliva en una sartén, a la que añadí posteriormente cebollino chino cortado en rodajas pequeñas.

En un cazo calenté un poco de fondo de champis que tenía en la nevera como resultado de una crema de champiñones que había resuelto (ahh que agusto me he quedado, quería yá utilizar esta palabra) días atrás. Como me quedó un poco corto, descongelé una bolsita de fondo claro de ave que tenía para estos menesteres. Además de, por supuesto, el fantástico jugo de la coccion al vacío de la carne.

Como nota al margen, recomiendo las bolsitas de congelar enanas que encuentras ahora en los chinos y de los que habló Christophe hace tiempo en un post.

Bolquete de la sartén con el sofrito en la cazuela con el caldo de champi-ave y llevamos a ebullición ligera. Metemos la pasta, que en este caso son unos noodles chinos comprados en Iberochina, hasta que esté hecha.

En un bol ponemos en el fondo un poco de pasta, las rodajas de la ternera, cilantro cortado burdamente, cebollino chino, guindillas si te gusta el picante.

Ya en la mesa viertes los cazos de caldo que gustes sobre cada bol y a disfrutar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sous-Vide y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s